5 razones para ser empleado antes de emprender tu propio negocio


Frecuentemente escuchamos expresiones como “quiero ser mi propio jefe”, “tener mi negocio”, “no quisiera rendirle cuentas a nadie”. Sin embargo, hay que reconocer que, antes de emprender, lo más lógico es tener noción de lo que implica ser dueño de una empresa.

Pese a que existen numerosas historias de éxito, la fórmula no siempre es la misma y es por ello que coincidimos en que, antes de iniciar un negocio, desempeñarse como empleado en otra (u otras) compañía (s) puede atraer diversas ventajas.

1)    Evitará errores. Pues bien dicen que “más vale prevenir, que lamentar”. El dicho aplica perfectamente ya que la experiencia obtenida funcionará para tomar precauciones sobre ciertas situaciones que puedan dañar el negocio o, incluso, llevarlo a la quiebra.

2)    Conocer diversos modelos de negocio. Trabajar en diferentes compañías facilita el conocimiento de varios modelos de negocio, así como, su funcionamiento, beneficios y desventajas. Conocerlos permitirá al emprendedor saber si son aplicables para su propio negocio.

3)    Tener contactos. Al ser empleado las labores de intermediario son más frecuentes, lo cual representa una ventaja para adquirir poco a poco una cartera de clientes, proveedores, prospectos, etc., que pudieran ser de utilidad a futuro.

4)    Escuchar otros puntos de vista. Este punto es indispensable pues consultar a la voz de la experiencia proporcionará una perspectiva distinta.

5)  Aprendizaje. Sobre todo porque al haber observado diferentes estrategias, modelos, prácticas y demás, es posible optar por las que, con base en la experiencia adquirida, sean más eficientes y conduzcan a un sistema laboral eficaz y productivo.