Pintura inteligente

busca sustituir y reducir el consumo de electricidad.


Desarrollada con los últimos avances nanotecnológicos, cuando está expuesto al sol y rayos UV, absorber luz natural o artificial para reflejarla. 

Siendo así capaz de iluminar su entorno sin utilizar energía eléctrica, con el fin de ayudar al ecosistema, reduciendo considerablemente el Co2.

La sustancia puede descomponer las causas más importantes de la contaminación del aire, como el formaldehido y el nitruro. 

Previsiblemente, la nueva sustancia podría también utilizarse en obras públicas para lograr una mejor limpieza del aire.

Partiendo de la fórmula química ya desarrollada para las pinturas de exteriores, este nuevo producto perfecciona ese compuesto, combinando las ventajas de un revestimiento orgánico con un revestimiento inorgánico.

El resultado es la formación de una capa de pintura más densa y homogénea, con una serie de características únicas.

Proyecto ganador del premio Santander, desarrollado por Armonett Pinturas, Startups de mexicanos, con la ayuda de la nanotecnología y compuestos orgánicos.

Su creación busca sustituir y reducir el consumo de electricidad y el impacto en la huella de carbono con su uso en lámparas de interiores y en espacios urbanos.

Otra de sus ventajas es la duración de hasta 15 años, ya que no se utilizan organismos vivos bioluminiscentes, por lo que los costos de producción son bajos.

¿Te interesan las noticias sobre tecnología?