El futuro a un parpadeo



En un entorno en el que las tendencias en tecnología se encuentran en constante cambio, es importante mantenerse al día, sobre todo cuando se trata de utilizar las herramientas que ésta nos ofrece para manejar nuestra información personal.

De este modo fue que la tecnología biométrica cobró una gran importancia como método de autentificación. Pese a que surgió hace poco más de una década, es considerada como un parámetro de reconocimiento mayormente confiable que una contraseña, una huella dactilar o el propio timbre de voz.

La creencia de que su aplicación es fiable tiene que ver con la facilidad de detectar a través de los patrones del iris al <<sujeto vivo>>; la estabilidad ante cambios originados por accidentes, debido a la protección que le confiere la córnea; los datos (en este caso, la imagen) se pueden capturar de forma no invasiva, al ser visible desde el exterior por la transparencia de la córnea; intentar falsificar el iris de una persona conllevaría operaciones quirúrgicas que podrían dañar muy seriamente la visión.


Sin mencionar que ofrece múltiples beneficios, entre ellos, un método de reconocimiento ágil en lugares de alta concurrencia, el reemplazo de las tarjetas de acceso y la omisión de nombres de usuario y contraseñas acelerando el rendimiento de autenticación y protegiendo los intereses de los usuarios. 

0 comentarios:

Publicar un comentario