Maneras de resolver un conflicto

Existen muchas teorías sobre cuál es la forma correcta de reaccionar ante un conflicto y por lo general todas y cada una de esas teorías busca marcar una pauta de comportamiento hacia el inconveniente presentado, sin embargo, existen diversas formas de reaccionar ante las diferentes situaciones que se nos presentan día con día dependiendo el tipo de personalidad de los involucrados, por lo que hemos pensado en presentarte las más comunes de tal forma que puedas utilizar los diferentes tipos de negociación, de acuerdo a las condiciones buscando siempre el ganar-ganar.

COMPETITIVO

Es afirmativo, pero no cooperativo, persona que trata de hacer prevalecer sus propias opiniones a expensas de las ideas ajenas. Está en una modalidad orientada a aquellos que les gusta el poder.
Competir puede significar defender una posición que se considera correcta, o simplemente, tratar de ganar.

COOPERATIVO

Es afirmativo y cooperativo, lo opuesto a evasivo. Implica trabajar con la otra persona para encontrar alguna solución que satisfaga plenamente los intereses de amabas partes. Significa profundizar en una situación para identificar las preocupaciones subagentes de las dos personas y encontrar una alternativa que satisfaga ambos conjuntos de preocupaciones. Cooperar entre dos personas podría tomar la forma de:

  • Explorar un desacuerdo para aprender de la comprensión de cada una de las personas.
  • Concluir por resolver una situación que de otra manera podría tener a las dos portes compitiendo por los recursos o,
  • Confrontarse y tratar de encontrar una solución creativa a un problema interpersonal.

 CONCILIADOR

Es un intermedio entre asertivo y cooperativo. El objetivo es encontrar alguna solución oportuna y mutualmente aceptable que parcialmente satisfaga a ambas partes. Está en un terreno intermedio entre competir y cooperar. Al conciliar se cede más que al competir, pero no tanto como al complacer.

De esta manera se dirige a una situación de forma más directa que el evasivo, pero no la explora tan profundamente como el competitivo.

Conciliar podría significar “repartir la diferencia” un intercambio de concesiones o la rápida búsqueda de una posición intermedia.

 EVASIVO

Este estilo no persigue en forma inmediata ni sus propios intereses ni los de la otra persona. No se enfrenta el conflicto. Evadir podría tomar la forma de hacerse diplomáticamente a un lado, de posponer una situación hasta un mejor momento o simplemente de retraerse de una situación amenazadora.

COMPLACIENTE

Muy cooperativo, lo opuesto a competir. Cuando una persona esta “complaciendo” no atiende a sus propios intereses con tal de satisfacer los intereses de la otra persona.

Existe un elemento de auto-sacrificio en esta modalidad. Cooperar puede tomar la forma de generosidad exclusiva, de obedecer a otra persona aun cuando uno preferiría no hacerlo, o someterse al punto de vista del otro.

El siguiente gráfico puede ayudarte a entender mejor los resultados de cada manera para resolver conflictos.



0 comentarios:

Publicar un comentario