La cultura Organizacional y su importancia dentro de las empresas.

Llamamos cultura organizacional a la manera en que una organización realiza sus actividades, trata a sus empleados y clientes, la manera en que se relaciona con su entorno en general.

La cultura organizacional es un tema algo complejo, involucra la autonomía y libertad de la empresa en su toma de decisiones, su formación, su compromiso, su planteamiento de objetivos, su expresión y en cómo esta ejerce su poder.

Podría llegar a pensarse que todas las empresas tienen una cultura organizacional perfectamente establecida, sin embargo no es así, pero se aconseja adoptar una, ya que, además de sus múltiples beneficios, adoptar una cultura organizacional marca una pauta de normas, directrices y expectativas que en conjunto marcan el camino a seguir para lograr los objetivos planteados por la empresa.

Dentro de las principales ventajas de contar con una cultura organizacional perfectamente establecida dentro de tu empresa se encuentran las siguientes:

  • Existe un mayor grado de motivación para todos los colaboradores de tu organización.
  • Las personas motivadas tienden a mostrar un incremento significativo en sus niveles de productividad.
  • La cultura organizacional mejora la calidad de vida del trabajo.
  • Existe una mayor satisfacción por parte de los miembros de tu equipo de trabajo en la resolución de conflictos.
  • La toma de decisiones es descentralizada debido a la delegación de autoridad y responsabilidad.
  • La organización se realiza con base a criterios de desempeño.
  • El trabajo en equipo mejora ya que la participación de todos los empleados aumenta.
  • Notaras un compromiso directo con los objetivos planteados.
  • Se incrementa el deseo de cambio.
  • Reduce el ausentismo y la rotación de personal.

Más allá de cualquier beneficio, la cultura organizacional brinda una ventaja competitiva a las organizaciones que la incluyen en su administración empresarial, la cultura organizacional brinda un diferenciador para con otras empresas con un gran aporte dentro de la armonización del capital humano.

Con valores confusos y sin un objetivo claro, ningún equipo de trabajo puede llegar a ser realmente competitivo, sin embargo, mantener de forma clara los objetivos y metas que persigue la empresa así como establecer un parámetro de principios que deben regular las decisiones del capital humano hacen de nuestro equipo el más competitivo y eficiente, considerado como el mejor preparado para afrontar las necesidades del mercado.